Beatriz Artolazabal confa en que la futura Ley de Memoria Democrtica "reflejar el compromiso comn y compartido con los principios y valores de una memoria democrtica"

Fecha de publicacin: 

La consejera de Igualdad, Justicia y Polticas Sociales, en su ltimo acto pblico como consejera, ha entregado a sus familias los restos de seis gudaris y milicianos muertos en la primavera de 1937. Los combatientes son: Patxi Jaka Bikandi, Jose Martin Arrieta Ikaran, Martn Fabo Colera, Ramn Crespo Ortiz, Fernando Lahera Urrutia, e Inazio Lopetegi Oliden. Beatriz Artolazabal "hoy cumplimos un deber, hacemos justicia y damos sentido a nuestro compromiso con la memoria histrica y democrtica".

Beatriz Artolazabal, ha participado, hoy en Bilbao, en el que es su último acto público como consejera a cargo del departamento Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, lo ha hecho en la entrega de los restos de seis gudaris y milicianos que murieron en la primavera de 1937, durante la Guerra Civil.

Son los restos pertenecientes a: Patxi Jaka Bikandi (Amorebieta-Etxano, Bizkaia), exhumado en Gamiz-Fika, en 2019; Jose Martin Arrieta Ikaran (Markina-Xemein, Bizkaia), Martín Fabo Colera (Marcilla, Navarra), Ramón Crespo Ortiz (Lanestosa, Bizkaia), Fernando Lahera Urrutia (Sopuerta, Bizkaia), Inazio Lopetegi Oliden (Zumaia, Gipuzkoa), estos cinco, exhumados en el Cementerio de Begoña, en 2022.

Beatriz Artolazabal, en su último acto como consejera responsable de las políticas públicas de memoria, ha recordado sus experiencias más recientes con familiares de víctimas de la Guerra Civil. “He aprendido mucho de vuestra generosidad. Todas las víctimas de las injustas vulneraciones de derechos humanos me habéis transmitido la lección de saber vivir sin odio”. “Este último acto es especial por su significación” ha añadido la consejera “es especial porque hoy cumplimos con un deber, hacemos justicia y damos sentido a nuestro compromiso con la memoria histórica y democrática. Nos emocionamos juntas y honramos a quienes dieron su vida por defender principios y valores éticos y democráticos; hoy, con Patxi, Fernando, Ramón, Inazio, Martin y Jose Martin, con todas vosotras y vosotros, sus familias, sentimos que merece la pena, de verdad, ha merecido la pena”.

Beatriz Artolazabal ha querido subrayar “el compromiso de país con la memoria histórica y democrática” que engloba a instituciones, partidos políticos, entidades memorialistas, entidades científicas y sociedad civil, “remamos juntos en la misma dirección”. Y por supuesto, la perseverancia de las familias de los desaparecidos en su búsqueda y el mantenimiento de su memoria.

La consejera se ha referido a la futura Ley de Memoria Histórica y Democrática de Euskadi –actualmente en tramitación en el Parlamento Vasco- “Estoy segura que este espíritu de unión de hoy tendrá también su reflejo en la futura Ley, donde el más amplio acuerdo refleje este compromiso común y compartido de todos y todas con los principios y valores de una memoria democrática”. 

Ante los familiares presentes en el acto, la consejera Artolazabal ha recordado el compromiso de estos gudaris y milicianos y el de todas las personas que lucharon para conservar la legalidad del Gobierno de la República contra el ejército sublevado “en defensa de la libertad, la democracia y la justicia social, en defensa de Euskadi y la República”. Este compromiso supuso la muerte para muchos de ellos, en el caso de los seis combatientes, todos ellos murieron entre el mes de mayo y las primeras semanas de junio de 1937, en el contexto de los combates previos a la caída de Bilbao. Esta línea defensiva desplegada en torno a la ciudad sirvió para ganar tiempo y evacuar a la población civil antes de la entrada de las tropas sublevadas.

Ese esfuerzo se cobró en vidas humanas, por ello, “recordarles, honrarles, proclamar su memoria y su dignidad es una forma de recordar que los derechos y el régimen de libertades del que hoy gozamos también os lo debemos a vosotros” ha señalado la consejera. En su intervención ha querido reconocer también a las mujeres víctimas de la guerra y la represión de la postguerra, quienes además de tener que enfrentarse a la pérdida de sus allegados, tuvieron que sufrir “represión, hambre y humillación”.

Al acto de hoy, han asistido también, familiares de combatientes cuyos restos aún no han podido ser identificados, Artolazabal se ha dirigido también a ellos para decir que si bien no puede prometer que finalmente se consiga “no cejaremos en el empeño”, además de desearles que un día ellos también puedan recuperar a sus allegados. “Sé de vuestra generosidad y de que os alegráis de corazón porque las familias de Patxi, Fernando, Ramón, Inazio, Martín y José Martín hayan recuperado sus restos. Su alegría es también vuestra alegría, la de todas las familias de desaparecidos en la Guerra”.

La consejera Beatriz Artolazabal ha agradecido la labor de todos los equipos que trabajan en el área: del Gobierno Vasco y de Gogora; Ayuntamientos; la Sociedad de Ciencias Aranzadi; el laboratorio Biomics de la UPV-EHU; y Euskal Prospekzio Taldea y las asociaciones de memoria histórica con una destacable labor en la localización de familiares.

Beatriz Artolazabal ha estado acompañada precisamente por los responsables del área de memoria: José Antonio Rodríguez Ranz, viceconsejero de Derechos Humanos, Memoria y Cooperación, y la directora del Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos, Gogora, Aintzane Ezenarro.

 

Desarrollo del acto

Al acto han asistido, unos 80 familiares, tanto familiares de los seis combatientes identificados, como familias que están en el proceso de identificación. Además, han asistido como representantes de los Ayuntamientos de Bilbao y Gamiz-Fika, donde fueron localizados los restos entregados hoy: Asier Abaunza y Gonzalo Olabarria, concejales del consistorio bilbaíno; Ana Rubio, alcaldesa de Gamiz-Fika, Aitor Etxegarai y Jesús Crespo concejales del municipio y Asier Larrabe, quien fuera alcalde cuando se exhumaron los restos de Patxi Jaka. Marina Bidasoro, concejala de Cultura, ha asistido como representante del Ayuntamiento de Zumaia, de donde era natural Inazio Lopetegi.

Junto a ellos han estado presentes en el acto quienes se dedican a la búsqueda, exhumación e identificación de los restos. De la Sociedad de Ciencias Aranzadi, Lourdes Herrasti, Anartz Ormaza y Pako Etxebarria; en labores de identificación Marian Martínez de Pancorbo y Miriam Baeta del grupo Biomics de la UPV-EHU; Kepa Ganuza, Alberto J. Sampedro, y Mauro Saravia de Euskal Prospekzio Taldea; Patxi Ibarzabal de la asociación de memoria "Ahaztuen Oroimena 1936 -que ha contribuido en la búsqueda de la familia Arrrieta Ikaran, entre otros,- y miembros de organizaciones históricas y asociaciones de memoria histórica de Euskadi.

El acto lo ha conducido el periodista Dani Álvarez, quien ha dado paso a dos vídeos en los que se narra el proceso de localización, recuperación e identificación de las víctimas. En ellos, los familiares han hablado sobre sus allegados, y sus vivencias en todo este proceso. También lo han hecho de viva voz que ha dado pie a breve coloquio:

  • Lander Mella, propietario dueño del terreno donde se exhumaron los restos de Patxi Jaka, en 2019.
  • Enara Lauzirika, biznieta de Patxi Jaka.
  • Begoña Guerra, sobrina-nieta de Ramón Crespo, exhumado de la fosa común de Begoña.
  • Arantza Ugarte, sobrina de Inazio Lopetegi, exhumado de la fosa común de Begoña.
  • Fernanda Lahera, hija de Fernando Lahera, exhumado de la fosa común de Begoña.
  • Marivi Fabo, sobrina de Martín Fabo, exhumado en Begoña.
  • Estanislao Arrieta, sobrino nieto de José Martín Arrieta, exhumado en Begoña.

Antes de dar paso a la parte más institucional del acto, Victor Daniel Pastor y Ander Sánchez han tocado la txalaparta y seguidamente, Joseba Tapia ha entonado ‘Euzko Gudariak’ con el acordeón. Tras la intervención de la consejera, se ha procedido a la entrega de restos a los familiares.

Dos miembros de cada familia han ido recogiendo la caja que contiene los restos, así como el informe de exhumación e identificación. Con el aurrezku de honor y el ‘Agur Jaunak’ se ha dado por finalizado el acto.